Ser emprendedor es una buena opción para ti

Yo me auto-ocupo, tú te auto-ocupas, nosotros nos auto-ocupamos

¿Cuántas personas conoces que trabajan por su cuenta? ¿Y cuantas que se hayan reinventado a sí mismos? Supongo que depende del entorno en el que vives, en el que te mueves, pero la tendencia del futuro es clara. En breve, el 50% de los puestos de trabajo será por proyectos; la mayoría como free-lance.

Las empresas ya no piensan en puestos estancos de aquí a 20 años vista, entre otras cosas, porque no saben donde estarán en un medio plazo mutante según el entorno Vako en el que vivimos (incertidumbre total). Además, el Gobierno, sea cual sea, no es capaz de crear los puestos de trabajo que se necesitan y por ello empieza a ofrecer más ayudas para aquellas personas en paro que deciden ponerse por su cuenta. Al fin y al cabo es una persona menos en el porcentaje de parados.

Cierto es que hay una serie de motores y frenos que debemos evaluar antes de lanzarnos a la aventura de ponerme por mi cuenta. No todo el mundo tiene la capacidad de auto-gestionarse, de auto-venderse y sobretodo, de creer lo suficiente en sí y en su potencia como para poder vender los beneficios de su servicio con respecto a la competencia. Por otra parte, es lo que le mercado demanda, la tendencia futura y debemos adaptarnos y ser empleables siempre, nos guste o no.

Entonces….¿Qué factores debo tener en cuenta para tomar una decisión sobre auto-ocuparme o no?

Lo primero que debo tener claro es qué puedo ofrecer al mercado y a qué segmentos de mercado para definir un Business Plan. Cuando estás en la vicisitud de emprende, habitualmente, ya sabes lo que quieres hacer. Si no es así, tranquilo, pero debes encontrar aquello que te puede motivar lo suficiente como para invertir todo tu tiempo y tu ser en conseguirlo.

Una vez estés 100% seguro de lo que puedes aportar en el mercado, es cuando debes pensar los pros y contras de ponerte por tu cuenta. Vamos a analizar algunos:

La Estabilidad profesional y emocional es uno de los puntos vitales a la hora de decidirse. El trabajo laboral en una empresa para toda la vida ha desaparecido. Es por ello que, hoy en día, trabajar en una empresa en la que la mayoría de las veces las decisiones sobre tu futuro profesional dependen más de otros que de cómo realizas tu trabajo, no te ofrece estabilidad…más bien inseguridad sobre el futuro.

Cuando yo di el paso, lo que peor llevaba es la incertidumbre de saber cómo me iría en un futuro; pero, asúmelo no puedes controlar el futuro…es incierto.

Respecto a la estabilidad emocional, cierto es que, cuando tu futuro depende de tu esfuerzo y de tus resultados y no de otros factores que ni conoces, el trabajar para ti mismo te da una mayor seguridad emocional; tú eres el responsable de tu futuro profesional. Como depende de ti, tus fuerzas, tu involucración y tu esfuerzo por conseguir tus metas se multiplica por tres, y es por ello que los resultados y tu capacidad de creatividad se maximiza de una manera casi increíble para ti y más si lo comparas cuando trabajar por cuenta ajena con horario fijo y tarea mono tema. Muchas veces, acabas mermando tu creatividad porque no te escuchan o no se pueden llevar a cabo tus ideas en una empresa marco. Cierto es que cuando estás en una empresa focalizada hacia el Talento la cosa cambia, y una de sus premisas es utilizar la mente de todo el equipo para conseguir la mejor idea. ¡Enhorabuena si estás en una de estas empresas, que sí que existen!!!!!!

Debemos hablar también de riesgo como una de las connotaciones negativas que tiene el emprendedor. De ti depende tener clara la facturación anual, mensual y semanal que necesitas; de ti depende conocer la inversión inicial que necesitarás hasta que obtienes beneficios reales de tu facturación, así como saber si debes dejarlo o no…pero de la misma manera, como autónomo, cuando empiezas a recoger los resultados del trabajo que ha sido sembrando, tu facturación puede ser mucho mayor que los salarios que hoy en día se están ofreciendo en el mercado laboral. Cuanto más trabajas, más facturas y más ganas,…y viceversa.

La autonomía es otro de los puntos clave de trabajar para ti. No tienes que “aguantar” a ningún jefe ni horarios fijos que en la actualidad son absurdos, ni hacer tareas repetitivas que no les encuentras ningún sentido. Pero,…cierto es que los autónomos trabajan más horas que los asalariados y no acabas de desconectar nunca ya que un emprendedor está siempre maquinando.

Cierto es que tienes una flexibilidad a la hora de organizar tu tiempo y tu trabajo; de ti depende el horario, las horas, donde trabajas, cómo y con quién. Puedes trabajar desde casa, en un coworking, en la playa tomando algo en un chiringuito. Cogerte un día de fiesta entre semana, o decidir que el viernes no trabajar,….siempre y cuando hayas facturado lo suficiente para permitírtelo.

Eres creativo e innovador puesto que tu eres todos los departamentos de una empresa; debes diseñar tu producto o servicio, tu web, buscar los clientes, facturar y llevar la gestión financiera. Además, necesitas estar al día a nivel de tecnología y de tendencias en tu sector, puesto que si no la competencia se te come. Cierto es que, cuando estás en una empresa, eres un profesional focalizado en un ámbito y tienes el apoyo del resto de departamentos para desarrollar aquello que necesites. Como auto-ocupado…tu eres toda tu empresa. Necesitas externalizar algunos servicios ya que no puedes ser un experto de todo, pero de ti depende todos los proyectos. Necesitas este espíritu multi-tasking para auto-ocuparte…¿Lo tienes?

En resumen, como trabajador por cuenta ajena se supone que tienes mayor seguridad y menor riesgo, con un salario fijo a final de mes aunque sea menor del que puedes conseguir como emprendedor.

Si eres una persona que, para ti, saber con lo que cuentas cada mes es vital, así como quieres realizar un horario y cuando sales del trabajo desconectar hasta el día siguiente, sin duda, trabajar en una empresa como asalariado es tu mejor opción. Te aconsejo que te vayas formando para estar actualizado en tu sector, y poder, en un momento determinado ser empleable.

Si te gustan los retos, te cuesta hacer cosas que no les veas el provecho y tienes inquietud, puedes ser un posible auto-ocupado. Con ello trabajarás mucho, te formarás permanentemente y sufrirás hasta que consigas una base de clientes estables. Entonces…¿Cuál es la ventaja y por qué tanta gente emprende? Por que tu futuro depende de ti mismo y de tu trabajo.

Me gustaría apuntar, para concluir, que nada es permanente. Esto quiere decir que puede que durante un tiempo te apetezca o necesites estar asalariado y durante un tiempo como free lance. ¡Esto es genial! En este mundo tan loco en el que vivimos, lo más importante es la resiliencia, o sea, ser capaces de gestionar los cambios y adaptarnos a ellos. Por ello quiero invitarte, siempre, a barajar todas las posibles opciones que puedes tener en la vida, y escoger la que te vaya mejor en cada momento. Lo peor que puedes hacer es dejarte arrastrarte por la vida sin tomar tú las riendas de la misma….La vida es demasiado corta como para desperdiciarla.

Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*