Mide el ROE (Valor de formación por trabajado) para asegurarte un mayor resultado de tus formaciones en empresa .

 

¿Quieres asegurar el éxito de tus formaciones y demostrarlo a Dirección con datos tangibles? 

Uno de las grandes oportunidades que tenemos en el Área de RRHH en este entorno VUCA en el que vivimos, es conseguir mejorar el Talento interno de la empresa a través de un Plan de Desarrollo y Formación interesante para los usuarios (nuestros clientes internos) y que genere un resultado cualitativo, cuantitativo o económico positivo para la empresa.

Hablamos de conceptos básicamente financieros, como son el ROI (retorno d ela inversión) o el ROE (Retorno de las expectativas), que nos ayudan a conseguir traspasar de intangible a tangible algo tan importante como es la asimilación de las formaciones en las que invertimos.

El Valor de la formación por trabajador es aquel que incrementa su nivel de aprendizaje y de desempeño en una de las competencias clave de su puesto de trabajando con respecto al objetivo final de la empresa.

Está claro que, si somos capaces de evaluar el punto de inicio de cada participante previo a la formación, así como el punto de éxito que queremos conseguir con la formación, seremos capaces de definir si hemos conseguido el ROE, o sea, si hemos cubierto las expectativas que teníamos con respecto a la formación para cada persona.

Además, analizando el Valor de la formación por cada trabajador, podremos acompañar al desarrollo de cada uno en su aportación en la empresa, optimizando su Plan de carrera reforzando aquellas competencias clave que realmente necesita.

¿Te apuntas al cambio?

¿Estás preparado para la entrevista estrella del 2017? ENTREVISTA POR VALORES

Ya sabes que los procesos de selección han cambiado mucho en los últimos años e incluso en los últimos meses. Es por ello que, tanto si eres empresa que estás seleccionando Talento como si te planteas cambiar de puesto o estás buscando Trabajo, debes saber cuales son las tendencias que vienen en Reclutamiento para el 2017.

La entrevista cronológica entendida como aquella en la que hacen un repaso de tu experiencia profesional por empresas siguiendo el guion de tu CV, se continua haciendo en las empresas Pymes con liderazgo de Generación del Baby-Boom (+- 50 años), para los que la sabiduría en un puesto depende sólo de tu pasado. Tenlo en cuenta si vas a este tipo de empresas donde palabras como involucración en el proyecto, fidelidad a la empresa, trabajar horas,….son importantes en la entrevista. En el fondo, buscan personas con valores alienados a los suyos, aunque no lo plantean como tal en la entrevista.

Pero, en aquellas que ya han realizado el cambio generacional, en start ups y en grandes empresas, cada vez más, harán una entrevista por valores.

¿Cómo funciona este tipo de selección? No se fijan tanto en tu pasado para ver si eres una persona “apta” para el puesto, sino en qué puedes aportar a la empresa en futuro, y, sobretodo, en si tus prioridades son similares a las de la empresa. Para ello, realizan una serie de preguntas por valores realizando simulaciones de situaciones en las que debes escoger su resolución.

En muchas de estas entrevistas, el reclutador no tendrá ni tu CV delante para no caer en la tentación de volver a preguntar sobre tu pasado, y te harán preguntas abiertas y poco relacionadas con las tareas del día a día que solías llevar a cabo. Se quiere entablar una relación de tu a tu, más informal que las típicas entrevistas, en las que el candidato se sienta con la capacidad de ser él mismo. Pero…si eres un candidato, no bajes del todo la guardia y prepara tu entrevista, averiguando los valores de la empresa y buscando concordancia con tus valores y en cómo los explicas.

La empresa busca personas que crean en su proyecto como estilo de vida profesional, que entiendan el “bien común” del trabajo diario y cómo éste repercute en la sociedad y en la satisfacción de los clientes. Quieren que se hable del futuro conjunto si empiezas a trabajar o colaborar con esa empresa, y no simplemente en mantener una relación laboral remunerada.

¿Cuáles son tus valores claves? Analizalos, defínelos y arguméntalos como puntos potenciales de tu valor diferencial, que es más importante que los años de experiencia que se pueda aportar.

Te pongo algunos ejemplos de valores claves: Honestidad, lealtad, mente abierta, creatividad, cooperación, optimismo, alegría, liderazgo, innovación, respeto por el medio ambiente ,…

Y algo que debes pensar como candidato es…¿Cuáles son los valores que quiero que tenga la empresa en la que trabaje?

Laura Cespedosa

Desarrolladora de Talento

 

Qué quiere el entrevistador@ cuando vas a la entrevista de tu vida

Sí, has leído bien, a la entrevista de tu vida. Lo primero que queremos ver los entrevistadores cuando vienes a mi empresa o consultoría a optar por un puesto con el que te has sentido identificado es, sobretodo, entender que vienes al puesto ideal para ti, que no es uno más de los muchos que has enviado.

Quizás estés pensado,…sí claro, pero es que estoy hart@ de enviar CVs y la ilusión la tengo un poco olvidada; lo entiendo, pero…¿conoces el Efecto Pigmalión? Si vas por las escaleras del metro y crees que te caerás, ¡te vas a caer! Lo mismo pasa cuando vas a una entrevista de trabajo: si piensas que no te van a coger antes de abrir la puerta de la empresa, no es necesario que la abras, ya que la empresa lo percibirá y, seguramente, harás realidad tu efecto Pigmalión.

Pero…entonces…¿Qué quieren de mí en una entrevista de trabajo? La respuesta la tienes una vez te pones en la piel del otro lado.

Primero de todo, ¡el Departamento de RRHH o la Consultoría con la que has quedado no es “el lado oscuro” como en Star Wars! Lo que quieren es encontrar, cuanto antes, a la persona idónea para el puesto de trabajo que tienen entre manos. No tienen una lista en la que les encanta “tachar” a aquellas personas que vienen y no pasan el proceso; ciertamente es al revés. Lo que necesitan es que cuando viene un candidato, éste se haya vendido tan bien para el puesto de trabajo que cuando finalice esa conversación de tú a tú, esté encantado de tener un/a finalista para presentar a la empresa o al departamento pertinente

Sí, ya sé que entre los nervios y las ganas de encontrar un trabajo cuanto antes, es complicado vender esa seguridad en ti mismo que es primordial en la reunión, para que la empresa confíe en ti esa parcela de trabajo y de ideas para ayudar a conseguir el objetivo final de la compañía.

Por ello, debes entender que, como empresa, lo que quiero encontrar de un candidato como empresa son tres valores claros:

  1. Confianza: Debo tener la certeza de que eres la persona idónea, no sólo para el puesto de trabajo que se busca en ese momento, si no que te adaptarás a la política de la empresa y a la versatilidad que hoy en día necesitan las empresas para cubrir las necesidades actuales y futuras. Es por ello que muchas veces piden requisitos mínimos como idiomas o tecnología, que para ese puesto no son tan importantes, pero a medio plazo pueden ser imprescindibles. Así mismo, yo, como reclutadora, me juego mi prestigio como buena seleccionadora cada vez que envío un candidato, por lo que cualquier pequeña duda o divergencia entre la comunicación verbal y no verbal, harán que dude de ti y puedo descartar a un buen candidato; es por ello que te aconsejo que no mientas o distorsiones tu carrera profesional, ya que un buen reclutador te pillará con esos pequeños detalles que no puedes controlar.
  2. Actitud positiva: Las empresas quieren personas involucradas y positivas en las empresas. Quieren que, desde el primer día, lo des todo y transmitas energía, incluso, a aquellas personas que llevan tiempo en un mismo puesto de trabajo y que un soplo de aire nuevo puede regenerar. Es por ello que, cuando una persona va a una entrevista de trabajo con una sonrisa y demostrando que ese trabajo es el que realmente quiere e incluso lo verbaliza conociendo la empresa, preguntando respecto a su puesto y enviando mail de agradecimiento por la entrevista, acaba de ganar muchos puntos en la entrevista. Tómate cada entrevista como si fuera la última; como si cuando entras a la recepción, estás conociendo a tus futuros compañeros de trabajo. Escucha una canción que te motive antes de entrar, visualízate trabajando allí y percibe las sensaciones que tienes,…
  3. Profesionalidad: Como decíamos, las empresas necesitan personas profesionales en su campo, así como del proceso de búsqueda de trabajo. El uso de un lenguaje técnico, positivo, directo y relacionado con el vocabulario de la empresa y del sector (puedes buscar las palabras claves en la web de la empresa) te ayudará a dar una visión profesional de ti mismo. Sigue blogs y noticias del sector para estar al día. Así mismo, si te preguntan por tus puntos fuertes, te están preguntando por “competencias”; la puntualidad, la involucración y los idiomas no lo son. Prepáratelo a conciencia, así como todas las preguntas habituales y las específicas para tu puesto de trabajo. Una que me gusta mucho para saber si te has preparado de verdad la entrevista es preguntar: “Si empezaras el próximo lunes,…¿Qué es lo primero que harías?” Sé proactivo y ves con ideas, pero sin devastar a la empresa.

Anexo varios apuntes que considero importantes tener en cuenta a la hora de defender una buena entrevista:

  • Ayuda a encontrar tu valor añadido: Define, antes de ir a la entrevista, porqué eres tú la persona adecuada para ese puesto de trabajo, y elabora tu argumento de venta para que sean conscientes de tus puntos fuertes.
  • Tú manipulas la entrevista si empiezas con fuerza, ya que un buen entrevistador sigue la dinámica de la conversación. Si empiezas resaltando en qué eres bueno, mi primera impresión será mejor y conseguirás que se centre la entrevista en tus logros y puntos fuertes.
  • Haz que la entrevista sea una conversación enriquecedora para ambas partes; fíjate en la comunicación no verbal del/a seleccionador/a para ver si está interesado/a en lo que explicas o se está aburriendo. El tono de voz así como el uso de las manos para enfatizar tu discurso son vitales para dar fuerza a tus palabras.
  • Demuestra interés por el puesto y por la empresa: Estudia las palabras claves del anuncio e inclúyelas en tu discurso. Conoce la empresa en profundidad; te preguntaran por ella seguro.
  • Sé espontáneo pero dentro de un orden: Es cierto que no queremos autómatas, pero sí que esperas una persona que se haya preparado las preguntas básicas de la entrevista, de la misma manera que te prepararías una reunión o tu primera cita con alguien que te importa. No puedes estar improvisando cada pregunta que te hagan ya que denotarás poca profesionalidad y poca seguridad en ti mismo. Piensa en qué te preguntarías a ti mismo en el caso de que fueras tú quien hiciera la entrevista; seguro que las preguntas no difieren tanto con lo que te pregunten finalmente.
  • Intenta que haya buen “feeling” con el/la entrevistador/a: Eso no quiere decir que le hagas la pelota o que finjas algo que no eres, ya que eso distorsionará tu imagen y creará el efecto contrario. Investiga a la persona antes de ir, para ver semejanzas y destácalas en la entrevista (sin decir…ah, tú estudiaste en la misma universidad que yo!!!. Sólo con nombrarla ya te ayuda a crear feeling). Sonríe cuando entres, agradécele su tiempo, mírale a los ojos de manera afable, ten un tono de voz agradable, contesta a lo que te preguntan ni muy escueto ni muy largo, muestra interés al finalizar la entrevista, despídete con una sonrisa y demuestra tu valor añadido desde el inicio de la entrevista. Todos estos pequeños detalles te ayudarán a venderte y a demostrar al entrevistador de que realmente te interesa ese puesto de trabajo.

Como ves, estamos hablando de detalles que pueden ayudarte cuando tenemos claro que una empresa busca a una persona en la que confiar, que sea profesional y que demuestre a sus clientes internos y externos que es una persona segura de sí mismo que les podrá ayudar ante cualquier situación gracias a su autoconfianza. ¿Eres tú esa persona? Demuéstralo en la entrevista y a por ellos.

Motivados para buscar trabajo

El 50% de les personas mayores de 40 años que ha realizado 'coaching' laboral en Barcelona Activa ha encontrado trabajo en un plazo máximo de seis meses. ¿Cómo? Conociéndote a ti mismo hasta vender esa diferencia positiva, potente, que hace que seas único y que puedas aportar muchos beneficios a las empresas que te contraten. Pero, ¿Cómo lo va apercibir el reclutador si tú no lo sabes? Es por ello que el autoconocimiento y el saber expresas en un discurso de venta total de ti mismo, marca ese plus que hará que seas tú la persona en la que se fijen para pasar a la siguiente fase o no. Es por ello que, definimos tus logros y los incluimos en tu CV, como elemento diferenciador, así como elaboramos, entre todos, un CV creativo e innovador, moderno, claro, contundente. Así mismo, realizamos un Plan de Marketing personal basado en las cuatro Ps, para poder vender y resaltar ese producto tan especial como eres tú mismo. La actitud positiva es vital en todo el proceso de búsqueda, así como sentir que realmente estás haciendo un proceso correcto de búsqueda de trabajo, proactivo, pautado y profesional. El apoyo y las ideas de todo el grupo en las sesiones es vital, así como los avances que se van aportando y las diferentes percepciones del grupo, que, reflejan la percpeción exterior de nosotros mismos. Y tú…¿Tienes pautado tu plan de trabajo y de venta? Si lo necesitas, ya sabes donde puedo ayudarte. Si quieres leer más sobre el artículo de la Vanguardia respecto a estos resultados, aquí tienes el link. Leer más: http://www.lavanguardia.com/mon-barcelona/20151103/54438561591/coaching-laboral-barcelona-activa.html#ixzz3r0EVrFqS

Ser emprendedor es una buena opción para ti

¿Cuántas personas conoces que trabajan por su cuenta? ¿Y cuantas que se hayan reinventado a sí mismos? Supongo que depende del entorno en el que vives, en el que te mueves, pero la tendencia del futuro es clara. En breve, el 50% de los puestos de trabajo será por proyectos; la mayoría como free-lance.

Las empresas ya no piensan en puestos estancos de aquí a 20 años vista, entre otras cosas, porque no saben donde estarán en un medio plazo mutante según el entorno Vako en el que vivimos (incertidumbre total). Además, el Gobierno, sea cual sea, no es capaz de crear los puestos de trabajo que se necesitan y por ello empieza a ofrecer más ayudas para aquellas personas en paro que deciden ponerse por su cuenta. Al fin y al cabo es una persona menos en el porcentaje de parados.

Cierto es que hay una serie de motores y frenos que debemos evaluar antes de lanzarnos a la aventura de ponerme por mi cuenta. No todo el mundo tiene la capacidad de auto-gestionarse, de auto-venderse y sobretodo, de creer lo suficiente en sí y en su potencia como para poder vender los beneficios de su servicio con respecto a la competencia. Por otra parte, es lo que le mercado demanda, la tendencia futura y debemos adaptarnos y ser empleables siempre, nos guste o no.

Entonces….¿Qué factores debo tener en cuenta para tomar una decisión sobre auto-ocuparme o no?

Lo primero que debo tener claro es qué puedo ofrecer al mercado y a qué segmentos de mercado para definir un Business Plan. Cuando estás en la vicisitud de emprende, habitualmente, ya sabes lo que quieres hacer. Si no es así, tranquilo, pero debes encontrar aquello que te puede motivar lo suficiente como para invertir todo tu tiempo y tu ser en conseguirlo.

Una vez estés 100% seguro de lo que puedes aportar en el mercado, es cuando debes pensar los pros y contras de ponerte por tu cuenta. Vamos a analizar algunos:

La Estabilidad profesional y emocional es uno de los puntos vitales a la hora de decidirse. El trabajo laboral en una empresa para toda la vida ha desaparecido. Es por ello que, hoy en día, trabajar en una empresa en la que la mayoría de las veces las decisiones sobre tu futuro profesional dependen más de otros que de cómo realizas tu trabajo, no te ofrece estabilidad…más bien inseguridad sobre el futuro.

Cuando yo di el paso, lo que peor llevaba es la incertidumbre de saber cómo me iría en un futuro; pero, asúmelo no puedes controlar el futuro…es incierto.

Respecto a la estabilidad emocional, cierto es que, cuando tu futuro depende de tu esfuerzo y de tus resultados y no de otros factores que ni conoces, el trabajar para ti mismo te da una mayor seguridad emocional; tú eres el responsable de tu futuro profesional. Como depende de ti, tus fuerzas, tu involucración y tu esfuerzo por conseguir tus metas se multiplica por tres, y es por ello que los resultados y tu capacidad de creatividad se maximiza de una manera casi increíble para ti y más si lo comparas cuando trabajar por cuenta ajena con horario fijo y tarea mono tema. Muchas veces, acabas mermando tu creatividad porque no te escuchan o no se pueden llevar a cabo tus ideas en una empresa marco. Cierto es que cuando estás en una empresa focalizada hacia el Talento la cosa cambia, y una de sus premisas es utilizar la mente de todo el equipo para conseguir la mejor idea. ¡Enhorabuena si estás en una de estas empresas, que sí que existen!!!!!!

Debemos hablar también de riesgo como una de las connotaciones negativas que tiene el emprendedor. De ti depende tener clara la facturación anual, mensual y semanal que necesitas; de ti depende conocer la inversión inicial que necesitarás hasta que obtienes beneficios reales de tu facturación, así como saber si debes dejarlo o no…pero de la misma manera, como autónomo, cuando empiezas a recoger los resultados del trabajo que ha sido sembrando, tu facturación puede ser mucho mayor que los salarios que hoy en día se están ofreciendo en el mercado laboral. Cuanto más trabajas, más facturas y más ganas,…y viceversa.

La autonomía es otro de los puntos clave de trabajar para ti. No tienes que “aguantar” a ningún jefe ni horarios fijos que en la actualidad son absurdos, ni hacer tareas repetitivas que no les encuentras ningún sentido. Pero,…cierto es que los autónomos trabajan más horas que los asalariados y no acabas de desconectar nunca ya que un emprendedor está siempre maquinando.

Cierto es que tienes una flexibilidad a la hora de organizar tu tiempo y tu trabajo; de ti depende el horario, las horas, donde trabajas, cómo y con quién. Puedes trabajar desde casa, en un coworking, en la playa tomando algo en un chiringuito. Cogerte un día de fiesta entre semana, o decidir que el viernes no trabajar,….siempre y cuando hayas facturado lo suficiente para permitírtelo.

Eres creativo e innovador puesto que tu eres todos los departamentos de una empresa; debes diseñar tu producto o servicio, tu web, buscar los clientes, facturar y llevar la gestión financiera. Además, necesitas estar al día a nivel de tecnología y de tendencias en tu sector, puesto que si no la competencia se te come. Cierto es que, cuando estás en una empresa, eres un profesional focalizado en un ámbito y tienes el apoyo del resto de departamentos para desarrollar aquello que necesites. Como auto-ocupado…tu eres toda tu empresa. Necesitas externalizar algunos servicios ya que no puedes ser un experto de todo, pero de ti depende todos los proyectos. Necesitas este espíritu multi-tasking para auto-ocuparte…¿Lo tienes?

En resumen, como trabajador por cuenta ajena se supone que tienes mayor seguridad y menor riesgo, con un salario fijo a final de mes aunque sea menor del que puedes conseguir como emprendedor.

Si eres una persona que, para ti, saber con lo que cuentas cada mes es vital, así como quieres realizar un horario y cuando sales del trabajo desconectar hasta el día siguiente, sin duda, trabajar en una empresa como asalariado es tu mejor opción. Te aconsejo que te vayas formando para estar actualizado en tu sector, y poder, en un momento determinado ser empleable.

Si te gustan los retos, te cuesta hacer cosas que no les veas el provecho y tienes inquietud, puedes ser un posible auto-ocupado. Con ello trabajarás mucho, te formarás permanentemente y sufrirás hasta que consigas una base de clientes estables. Entonces…¿Cuál es la ventaja y por qué tanta gente emprende? Por que tu futuro depende de ti mismo y de tu trabajo.

Me gustaría apuntar, para concluir, que nada es permanente. Esto quiere decir que puede que durante un tiempo te apetezca o necesites estar asalariado y durante un tiempo como free lance. ¡Esto es genial! En este mundo tan loco en el que vivimos, lo más importante es la resiliencia, o sea, ser capaces de gestionar los cambios y adaptarnos a ellos. Por ello quiero invitarte, siempre, a barajar todas las posibles opciones que puedes tener en la vida, y escoger la que te vaya mejor en cada momento. Lo peor que puedes hacer es dejarte arrastrarte por la vida sin tomar tú las riendas de la misma….La vida es demasiado corta como para desperdiciarla.