Qué quiere el entrevistador@ cuando vas a la entrevista de tu vida

Sí, has leído bien, a la entrevista de tu vida. Lo primero que queremos ver los entrevistadores cuando vienes a mi empresa o consultoría a optar por un puesto con el que te has sentido identificado es, sobretodo, entender que vienes al puesto ideal para ti, que no es uno más de los muchos que has enviado.

Quizás estés pensado,…sí claro, pero es que estoy hart@ de enviar CVs y la ilusión la tengo un poco olvidada; lo entiendo, pero…¿conoces el Efecto Pigmalión? Si vas por las escaleras del metro y crees que te caerás, ¡te vas a caer! Lo mismo pasa cuando vas a una entrevista de trabajo: si piensas que no te van a coger antes de abrir la puerta de la empresa, no es necesario que la abras, ya que la empresa lo percibirá y, seguramente, harás realidad tu efecto Pigmalión.

Pero…entonces…¿Qué quieren de mí en una entrevista de trabajo? La respuesta la tienes una vez te pones en la piel del otro lado.

Primero de todo, ¡el Departamento de RRHH o la Consultoría con la que has quedado no es “el lado oscuro” como en Star Wars! Lo que quieren es encontrar, cuanto antes, a la persona idónea para el puesto de trabajo que tienen entre manos. No tienen una lista en la que les encanta “tachar” a aquellas personas que vienen y no pasan el proceso; ciertamente es al revés. Lo que necesitan es que cuando viene un candidato, éste se haya vendido tan bien para el puesto de trabajo que cuando finalice esa conversación de tú a tú, esté encantado de tener un/a finalista para presentar a la empresa o al departamento pertinente

Sí, ya sé que entre los nervios y las ganas de encontrar un trabajo cuanto antes, es complicado vender esa seguridad en ti mismo que es primordial en la reunión, para que la empresa confíe en ti esa parcela de trabajo y de ideas para ayudar a conseguir el objetivo final de la compañía.

Por ello, debes entender que, como empresa, lo que quiero encontrar de un candidato como empresa son tres valores claros:

  1. Confianza: Debo tener la certeza de que eres la persona idónea, no sólo para el puesto de trabajo que se busca en ese momento, si no que te adaptarás a la política de la empresa y a la versatilidad que hoy en día necesitan las empresas para cubrir las necesidades actuales y futuras. Es por ello que muchas veces piden requisitos mínimos como idiomas o tecnología, que para ese puesto no son tan importantes, pero a medio plazo pueden ser imprescindibles. Así mismo, yo, como reclutadora, me juego mi prestigio como buena seleccionadora cada vez que envío un candidato, por lo que cualquier pequeña duda o divergencia entre la comunicación verbal y no verbal, harán que dude de ti y puedo descartar a un buen candidato; es por ello que te aconsejo que no mientas o distorsiones tu carrera profesional, ya que un buen reclutador te pillará con esos pequeños detalles que no puedes controlar.
  2. Actitud positiva: Las empresas quieren personas involucradas y positivas en las empresas. Quieren que, desde el primer día, lo des todo y transmitas energía, incluso, a aquellas personas que llevan tiempo en un mismo puesto de trabajo y que un soplo de aire nuevo puede regenerar. Es por ello que, cuando una persona va a una entrevista de trabajo con una sonrisa y demostrando que ese trabajo es el que realmente quiere e incluso lo verbaliza conociendo la empresa, preguntando respecto a su puesto y enviando mail de agradecimiento por la entrevista, acaba de ganar muchos puntos en la entrevista. Tómate cada entrevista como si fuera la última; como si cuando entras a la recepción, estás conociendo a tus futuros compañeros de trabajo. Escucha una canción que te motive antes de entrar, visualízate trabajando allí y percibe las sensaciones que tienes,…
  3. Profesionalidad: Como decíamos, las empresas necesitan personas profesionales en su campo, así como del proceso de búsqueda de trabajo. El uso de un lenguaje técnico, positivo, directo y relacionado con el vocabulario de la empresa y del sector (puedes buscar las palabras claves en la web de la empresa) te ayudará a dar una visión profesional de ti mismo. Sigue blogs y noticias del sector para estar al día. Así mismo, si te preguntan por tus puntos fuertes, te están preguntando por “competencias”; la puntualidad, la involucración y los idiomas no lo son. Prepáratelo a conciencia, así como todas las preguntas habituales y las específicas para tu puesto de trabajo. Una que me gusta mucho para saber si te has preparado de verdad la entrevista es preguntar: “Si empezaras el próximo lunes,…¿Qué es lo primero que harías?” Sé proactivo y ves con ideas, pero sin devastar a la empresa.

Anexo varios apuntes que considero importantes tener en cuenta a la hora de defender una buena entrevista:

  • Ayuda a encontrar tu valor añadido: Define, antes de ir a la entrevista, porqué eres tú la persona adecuada para ese puesto de trabajo, y elabora tu argumento de venta para que sean conscientes de tus puntos fuertes.
  • Tú manipulas la entrevista si empiezas con fuerza, ya que un buen entrevistador sigue la dinámica de la conversación. Si empiezas resaltando en qué eres bueno, mi primera impresión será mejor y conseguirás que se centre la entrevista en tus logros y puntos fuertes.
  • Haz que la entrevista sea una conversación enriquecedora para ambas partes; fíjate en la comunicación no verbal del/a seleccionador/a para ver si está interesado/a en lo que explicas o se está aburriendo. El tono de voz así como el uso de las manos para enfatizar tu discurso son vitales para dar fuerza a tus palabras.
  • Demuestra interés por el puesto y por la empresa: Estudia las palabras claves del anuncio e inclúyelas en tu discurso. Conoce la empresa en profundidad; te preguntaran por ella seguro.
  • Sé espontáneo pero dentro de un orden: Es cierto que no queremos autómatas, pero sí que esperas una persona que se haya preparado las preguntas básicas de la entrevista, de la misma manera que te prepararías una reunión o tu primera cita con alguien que te importa. No puedes estar improvisando cada pregunta que te hagan ya que denotarás poca profesionalidad y poca seguridad en ti mismo. Piensa en qué te preguntarías a ti mismo en el caso de que fueras tú quien hiciera la entrevista; seguro que las preguntas no difieren tanto con lo que te pregunten finalmente.
  • Intenta que haya buen “feeling” con el/la entrevistador/a: Eso no quiere decir que le hagas la pelota o que finjas algo que no eres, ya que eso distorsionará tu imagen y creará el efecto contrario. Investiga a la persona antes de ir, para ver semejanzas y destácalas en la entrevista (sin decir…ah, tú estudiaste en la misma universidad que yo!!!. Sólo con nombrarla ya te ayuda a crear feeling). Sonríe cuando entres, agradécele su tiempo, mírale a los ojos de manera afable, ten un tono de voz agradable, contesta a lo que te preguntan ni muy escueto ni muy largo, muestra interés al finalizar la entrevista, despídete con una sonrisa y demuestra tu valor añadido desde el inicio de la entrevista. Todos estos pequeños detalles te ayudarán a venderte y a demostrar al entrevistador de que realmente te interesa ese puesto de trabajo.

Como ves, estamos hablando de detalles que pueden ayudarte cuando tenemos claro que una empresa busca a una persona en la que confiar, que sea profesional y que demuestre a sus clientes internos y externos que es una persona segura de sí mismo que les podrá ayudar ante cualquier situación gracias a su autoconfianza. ¿Eres tú esa persona? Demuéstralo en la entrevista y a por ellos.

Motivados para buscar trabajo

El 50% de les personas mayores de 40 años que ha realizado 'coaching' laboral en Barcelona Activa ha encontrado trabajo en un plazo máximo de seis meses. ¿Cómo? Conociéndote a ti mismo hasta vender esa diferencia positiva, potente, que hace que seas único y que puedas aportar muchos beneficios a las empresas que te contraten. Pero, ¿Cómo lo va apercibir el reclutador si tú no lo sabes? Es por ello que el autoconocimiento y el saber expresas en un discurso de venta total de ti mismo, marca ese plus que hará que seas tú la persona en la que se fijen para pasar a la siguiente fase o no. Es por ello que, definimos tus logros y los incluimos en tu CV, como elemento diferenciador, así como elaboramos, entre todos, un CV creativo e innovador, moderno, claro, contundente. Así mismo, realizamos un Plan de Marketing personal basado en las cuatro Ps, para poder vender y resaltar ese producto tan especial como eres tú mismo. La actitud positiva es vital en todo el proceso de búsqueda, así como sentir que realmente estás haciendo un proceso correcto de búsqueda de trabajo, proactivo, pautado y profesional. El apoyo y las ideas de todo el grupo en las sesiones es vital, así como los avances que se van aportando y las diferentes percepciones del grupo, que, reflejan la percpeción exterior de nosotros mismos. Y tú…¿Tienes pautado tu plan de trabajo y de venta? Si lo necesitas, ya sabes donde puedo ayudarte. Si quieres leer más sobre el artículo de la Vanguardia respecto a estos resultados, aquí tienes el link. Leer más: http://www.lavanguardia.com/mon-barcelona/20151103/54438561591/coaching-laboral-barcelona-activa.html#ixzz3r0EVrFqS

Ser emprendedor es una buena opción para ti

¿Cuántas personas conoces que trabajan por su cuenta? ¿Y cuantas que se hayan reinventado a sí mismos? Supongo que depende del entorno en el que vives, en el que te mueves, pero la tendencia del futuro es clara. En breve, el 50% de los puestos de trabajo será por proyectos; la mayoría como free-lance.

Las empresas ya no piensan en puestos estancos de aquí a 20 años vista, entre otras cosas, porque no saben donde estarán en un medio plazo mutante según el entorno Vako en el que vivimos (incertidumbre total). Además, el Gobierno, sea cual sea, no es capaz de crear los puestos de trabajo que se necesitan y por ello empieza a ofrecer más ayudas para aquellas personas en paro que deciden ponerse por su cuenta. Al fin y al cabo es una persona menos en el porcentaje de parados.

Cierto es que hay una serie de motores y frenos que debemos evaluar antes de lanzarnos a la aventura de ponerme por mi cuenta. No todo el mundo tiene la capacidad de auto-gestionarse, de auto-venderse y sobretodo, de creer lo suficiente en sí y en su potencia como para poder vender los beneficios de su servicio con respecto a la competencia. Por otra parte, es lo que le mercado demanda, la tendencia futura y debemos adaptarnos y ser empleables siempre, nos guste o no.

Entonces….¿Qué factores debo tener en cuenta para tomar una decisión sobre auto-ocuparme o no?

Lo primero que debo tener claro es qué puedo ofrecer al mercado y a qué segmentos de mercado para definir un Business Plan. Cuando estás en la vicisitud de emprende, habitualmente, ya sabes lo que quieres hacer. Si no es así, tranquilo, pero debes encontrar aquello que te puede motivar lo suficiente como para invertir todo tu tiempo y tu ser en conseguirlo.

Una vez estés 100% seguro de lo que puedes aportar en el mercado, es cuando debes pensar los pros y contras de ponerte por tu cuenta. Vamos a analizar algunos:

La Estabilidad profesional y emocional es uno de los puntos vitales a la hora de decidirse. El trabajo laboral en una empresa para toda la vida ha desaparecido. Es por ello que, hoy en día, trabajar en una empresa en la que la mayoría de las veces las decisiones sobre tu futuro profesional dependen más de otros que de cómo realizas tu trabajo, no te ofrece estabilidad…más bien inseguridad sobre el futuro.

Cuando yo di el paso, lo que peor llevaba es la incertidumbre de saber cómo me iría en un futuro; pero, asúmelo no puedes controlar el futuro…es incierto.

Respecto a la estabilidad emocional, cierto es que, cuando tu futuro depende de tu esfuerzo y de tus resultados y no de otros factores que ni conoces, el trabajar para ti mismo te da una mayor seguridad emocional; tú eres el responsable de tu futuro profesional. Como depende de ti, tus fuerzas, tu involucración y tu esfuerzo por conseguir tus metas se multiplica por tres, y es por ello que los resultados y tu capacidad de creatividad se maximiza de una manera casi increíble para ti y más si lo comparas cuando trabajar por cuenta ajena con horario fijo y tarea mono tema. Muchas veces, acabas mermando tu creatividad porque no te escuchan o no se pueden llevar a cabo tus ideas en una empresa marco. Cierto es que cuando estás en una empresa focalizada hacia el Talento la cosa cambia, y una de sus premisas es utilizar la mente de todo el equipo para conseguir la mejor idea. ¡Enhorabuena si estás en una de estas empresas, que sí que existen!!!!!!

Debemos hablar también de riesgo como una de las connotaciones negativas que tiene el emprendedor. De ti depende tener clara la facturación anual, mensual y semanal que necesitas; de ti depende conocer la inversión inicial que necesitarás hasta que obtienes beneficios reales de tu facturación, así como saber si debes dejarlo o no…pero de la misma manera, como autónomo, cuando empiezas a recoger los resultados del trabajo que ha sido sembrando, tu facturación puede ser mucho mayor que los salarios que hoy en día se están ofreciendo en el mercado laboral. Cuanto más trabajas, más facturas y más ganas,…y viceversa.

La autonomía es otro de los puntos clave de trabajar para ti. No tienes que “aguantar” a ningún jefe ni horarios fijos que en la actualidad son absurdos, ni hacer tareas repetitivas que no les encuentras ningún sentido. Pero,…cierto es que los autónomos trabajan más horas que los asalariados y no acabas de desconectar nunca ya que un emprendedor está siempre maquinando.

Cierto es que tienes una flexibilidad a la hora de organizar tu tiempo y tu trabajo; de ti depende el horario, las horas, donde trabajas, cómo y con quién. Puedes trabajar desde casa, en un coworking, en la playa tomando algo en un chiringuito. Cogerte un día de fiesta entre semana, o decidir que el viernes no trabajar,….siempre y cuando hayas facturado lo suficiente para permitírtelo.

Eres creativo e innovador puesto que tu eres todos los departamentos de una empresa; debes diseñar tu producto o servicio, tu web, buscar los clientes, facturar y llevar la gestión financiera. Además, necesitas estar al día a nivel de tecnología y de tendencias en tu sector, puesto que si no la competencia se te come. Cierto es que, cuando estás en una empresa, eres un profesional focalizado en un ámbito y tienes el apoyo del resto de departamentos para desarrollar aquello que necesites. Como auto-ocupado…tu eres toda tu empresa. Necesitas externalizar algunos servicios ya que no puedes ser un experto de todo, pero de ti depende todos los proyectos. Necesitas este espíritu multi-tasking para auto-ocuparte…¿Lo tienes?

En resumen, como trabajador por cuenta ajena se supone que tienes mayor seguridad y menor riesgo, con un salario fijo a final de mes aunque sea menor del que puedes conseguir como emprendedor.

Si eres una persona que, para ti, saber con lo que cuentas cada mes es vital, así como quieres realizar un horario y cuando sales del trabajo desconectar hasta el día siguiente, sin duda, trabajar en una empresa como asalariado es tu mejor opción. Te aconsejo que te vayas formando para estar actualizado en tu sector, y poder, en un momento determinado ser empleable.

Si te gustan los retos, te cuesta hacer cosas que no les veas el provecho y tienes inquietud, puedes ser un posible auto-ocupado. Con ello trabajarás mucho, te formarás permanentemente y sufrirás hasta que consigas una base de clientes estables. Entonces…¿Cuál es la ventaja y por qué tanta gente emprende? Por que tu futuro depende de ti mismo y de tu trabajo.

Me gustaría apuntar, para concluir, que nada es permanente. Esto quiere decir que puede que durante un tiempo te apetezca o necesites estar asalariado y durante un tiempo como free lance. ¡Esto es genial! En este mundo tan loco en el que vivimos, lo más importante es la resiliencia, o sea, ser capaces de gestionar los cambios y adaptarnos a ellos. Por ello quiero invitarte, siempre, a barajar todas las posibles opciones que puedes tener en la vida, y escoger la que te vaya mejor en cada momento. Lo peor que puedes hacer es dejarte arrastrarte por la vida sin tomar tú las riendas de la misma….La vida es demasiado corta como para desperdiciarla.

Què ha de fer un emprenedor per torner al mercat laboral?

Quan tens la teva pròpia empresa i pels motius que siguin, la majoria econòmics, has de tornar al mercat laboral, el canvi de xip que s’ha de fer és total.

Cert que una persona empresària/emprenedora és un perfil molt buscat per aquelles empreses que tenen dos dits de front…perquè? bé, tu, com responsable dels resultats de la teva empresa no entens les hores de feina com anar a “passar l’estona”, així com entens que s’hagi de cuidar al client, maximitzar els beneficis.

És per això que quan comences a fer la recerca proactiva de feina, el primer que tens que tenir clar són totes aquestes avantatges que tens respecte a una persona que només hagi treballat assalariada. Què et sembla si fas una llista de tot allò que tu podràs aportar a una empresa amb la teva visió, fins ara, d’empresari o empresària?

A partir d’aquesta llista, podràs intentar definir de què vols treballar. Si no ho tens clar, t’aconsello fer un primer anàlisi de mercat per conèixer els llocs de feina que avui en dia tenen més sortida, així com deixar-te assessorar per la Fundació PIMEC a través del seu programa de recolzament a l’empresariat i persones treballadores.

Tenir clar el teu objectiu professional és vital en aquesta reorientació professional que estàs a punt de començar. Pots començar per una definició genèrica i poc a poc anar especificant a través de l’analisi de totes les opcions que tens. És important tenir la ment oberta i pensar en allò que realment et fa feliç. Potser sembla un impossible, però necessites invertir el 100% de les teves forces en aconseguir allò que vols de veritat, no una feina perquè sí. Si tens clar què et farà sentir-te autorealitzat, definiràs una línia de la vida que dem a coaching, que t’ajudarà a definir, pas a pas, que necessites per aconseguir-ho, motivant -te cada nou repte en aconseguir-lo.

La primera pregunta és pensar si vols treballar amb persones, amb coses, amb idees o amb dades. A partir d’aquests quatre gran conceptes, ens endinsarem en què t’apassiona i què necessites per aconseguir-lo. És un dels eixos clau que pautem a les sessions de treball i formació a la Fundació PIMEC i amb els que hi col·laboro.

Un dels punts que una persona emprenedora/empresària té molt més cuidat front d’una persona assalariada de tot la vida és la xarxa de contactes: el networking. El 80% de les ofertes de feina no són visibles, pel que trobar-les a través dels contactes són vitals a l’hora de la recerca de feina. És per això que t’aconsello fer una llista de tots els contactes que et poden donar informació, presentar-te alguna persona interessant,…i fer-la servir adequadament. Mai es demana feina directament, sinó es deixa caure un missatge clar i concís que faci que l’altra persona es recordi de tu si l’hi arriba informació d’alguna necessitat amb el teu perfil per la seva xarxa de contactes.

Aquest missatge que, també treballem a les sessions de Personal Branding, és el que s’anomena Elevator Pitch.

Altres punts que toquem a les sessions de Personal Branding, i dels que anirem fent post són:

  • Definir el valor diferencial
  • Competències del perfil de cada persona, focalitzant les positives.
  • Com fer un CV que impacti a les empreses.
  • Preparació per l’entrevista: Comunicació verbal i no verbal.
  • Pla de màrqueting personal
  • Xarxes de contacte: Networking.
  • Caçadors d’ofertes 2.0: Com arribar al 80% de les ofertes que no estan penjades.
  • Recerca de feina 2.0: webs de recerca, linkedin, twitter, etc.

Però, sobretot, per trobar una bona feina hi ha dos coses que són vitals i que faran que, poc a poc, t’arribi tot: Seguretat en la teva valia i actitud positiva. Centrat en el que depèn de tu i oblida el que no; això és com quan buscaves clients,…quants pressupostos havies de presentar perquè et signessin un? La recerca de feina necessita d’aquesta constància i de la seguretat que al final trobaràs l’empresa ideal per a tu.

Només necessites creure amb tu mateix i alguns consells per tornar al mercat laboral.

Ja saps a on estem.